insinuación del arco iris...

domingo, 29 de noviembre de 2009

La lista...


Voy a anotar todo
Antes que el olvido me lleve los sueños
Entre marañas de trenes antiguos con rumbo incierto
Casas prestadas
Vistas increíbles
Intento apurar la fila de tinta que nombra mi destino

Es que no quiero olvidarme…
Son tantos helechos fluorescentes iluminando rincones
Imágenes ráfagas poblando la mente sin límite
Visiones presagios
Ilusiones
Pesadillas

Y en ese café los diarios que dicen tantas cosas
Y esa gente haciendo ruido con las palabras

No tengo que olvidarme
Vos sabés
Yo sé
Te dejo este pedacito de piolín
El nudo de la memoria en el meñique

Voy a anotar todo
Casi se pierde mi sonrisa en el tumulto de pies y calor de la tarde

Voy a anotar todo
Hasta el desvelo de los dientes nuevos
Los abrazos de leche
Los cuerpos calentitos
El último arcoiris en este patio
Las flores del cedrón

Ruego recordar
Cada destello de eternidad
Cada visión
Recordar que no riego más monstruos
Ni falsas soledades
Recordar la cuota de complicidad, las horas dormidas
Las distracciones

Quiero anotarlo todo
Los ojitos de asombro
La piedrita tesoro
El dibujo puro de los breves años de mis hijos

Eternas y coloridas listas
Mi vida siempre al filo de esta insinuación
Gatita agazapada jugando a la fiera

Es que ya viene!
Se huele en el aire...

¡Viene!

miércoles, 25 de noviembre de 2009

la nueva tierra









Aún no sé si entendiste
que el mundo había terminado
en el ritmo cíclico de mis lunas,
de las lunas que mecen
el vientre de todas nosotras,
brillando en esa primera sangre
que sacude la conciencia circular
de la vida muerte vida

Aún no sé

Percibo

Es esa línea de hombre
Voluntad y pensamiento
Flecha incesante
Vértigo del filo

Así van y van y van

y nosotras de ronda
entre faldas y fluidos
con ese alegre llanto
que nuestros pechos consuelan

veo las hojas morir
veo las alas de mariposa perdidas
veo el brote y la extinción
la semilla dormida

siento el estallido
mi parte que convoca universo
la fuerza creadora recordándome matriz perfecta
siento lujo de estrellas
siento el centro ardiente y rojo
mis piernas eco del latido
y otra vez
otra vez
morir
alud de vida
transmutando mi sangre en nuevos sueños

yo sé
se yergue lentamente
es ella
la nueva
perfecta forma
la que invita a resguardar la aurora
cada brote
estos nombres y mi humilde sueño

aún no sé en que porción del mundo
clavaste la estaca
de tu miedo

sólo puedo pedirte
con mis dedos hincados en la tierra
que me dejó esta lluvia
pedirte que sueltes
el borde de mi anhelo
que sujeta tu estaca
pedirte que en el hueco de luz que cobija tu sombra
veas
esta dicha de bienvenir futuro abrazando osadía
las manitos tibias
la certeza
tanta risa sencilla
y la noche de estrellas que tenemos por techo

martes, 8 de septiembre de 2009

Intento









La amiga susurró: -“Pensé que el hilo se había cortado hace tiempo...”

Ella aseveró, recordando textual el eco de otras voces:
-“No corazón, los hilos aparentan no estar ligados por la forma en que se los ve, pero los sucesos recuerdan una y otra vez que en el sueño que decidimos dormir no controlamos nada, entonces no hay un otro, estamos uno con el otro”.

“Sí, - dijo la amiga – así es, y es bello volver a sentirse”

“Claro – pensó ella - es tan fuerte el vaivén entre la vieja realidad y la nueva percepción... estaba dormida y encuentro estas palabras...
¿cómo hago con esto? ¿vos sabés?
Es tan fuerte... si pudiera encontrar el modo de narrarlo, no alcanza la poesía,
no hay letras ni danza.
Hay un lugar en el que quiero abrir los ojos dentro del sueño.
Volver a sentirse es recordar la reunión, el motivo de habernos "visto".
Confío en el Gran Espíritu, sé que hay razones, y en este espiral,
a veces vertiginoso,
a veces lento,
seguimos ascendiendo.

El brindis fue por encontrarse de verdad,
En el ser del puro amor y la luz infinita
Ese topacio que roza el cuerpo
Intervalo que define distancias
Allí, donde el sonido,
Cobra sentido
Donde cada célula vibra
en la frecuencia más alta.

Será Amiga, así tu sueño.

Entonces, seremos de los que quedan!

domingo, 2 de agosto de 2009

Supe

Supe
traía viento y miedo
Esa noche cerrada en las pupilas
Esa mano pidiendo fuego
Supe
Después llegó el olvido
Calor de tanto verano roto

Cada gota de mi río
Me bebía
Me recordaba el tiempo
Ese círculo de luz
Los juegos secretos de la piel libre

Supe
Algo camina a mi lado
El austero corazón que anida
Donde lo dejo

Esta fortaleza de sostener
Las llegadas a este lado del mundo
La risa fácil cuando olvido todo
Supe

Ahora espero
Saber
Este salto
Atravesar membranas a otras horas
Recuperar el ritmo

Supe
Ahora espero
Conocer el amor
La fiesta loca
Néctar y fluidos
Brillos
Esos seres valientes
Toda esta ronda

Supe
Ahora espero

sábado, 11 de julio de 2009

Espuma - ella de nuevo







"¡Ecos de viejos mundos,
amor de feria americana y recetas rotas,
blasfemias sudorosas...!"

¡Basta! - tuve que gritarle
y fue el idioma del viento olvidado,
su sonrisa fresca perdida en los colmillos de la araucaria

¿Dónde estás? - tuve que preguntarle
Hasta que sentí su risa venir entre mis dedos

Bella, siempre bella,
obscena y pura
única
mi amiga de las sombras
la que siempre late cuando el tiempo está muriendo.

Su nombre olía a tabaco y ceremonia
sus vestidos coloridos tenían sonidos antiguos
el susurro de los pliegues me crispaba
me atraía y me crispaba

el aroma de la fibra en su piel
la hora del sentido
mi pacto


Ella viene
en el instante de la espuma
en cada cresta
cuando estoy perdida y olvidé mi nombre de luna y fuego
mi sabor secreto
y las batallas aladas

Ella viene
siempre viene
acaricia el brote en mis omoplatos
se lleva el frío viejo
lo sorbe con su aliento de amante madre
su oído calma mi silencio

sus manos
las flores naciendo en sus pupilas
columpio brillante
certezas

Ella viene
me colma
trae fuerza y recuerdos del futuro
se burla del prejuicio que duerme en mi entrecejo
me muestra calendarios y fechas
incendia las absurdas diferencias de los años
estalla en carcajadas

me invita a la danza
me posee en su abrazo

me dejo ir
llevada por el agua indómita de su amor
confío
casi prometo
ella sella mis labios de néctar
bebo la miel
la veo irse colmada
siento las semillas del caos
perfectas
tenaces
inevitables

señales de destino
mis pasos briosos
están por llegar
a encontrarse
conmigo

te espero amiga
siempre
en el rincón
de mi indeclinable libertad.



sábado, 4 de julio de 2009

Después










Después de la muerte
No queda nada a que temer
Ella me miró a los ojos
Hace algunas tardes
Luego se fue
La vida volvió
Ella se clavó firme en la piel joven
Y se la llevó
Ella danza siempre
a la izquierda
Sombra del amor pleno
Hermana oscura

Después de la muerte
Fusión del dolor y la carne
Mariposa frágil
Y tantas lágrimas

Después de la muerte
Ojalá nuestros ojos aprendan a ver

Después de la muerte
Queda el arcoiris de la risa
El sueño del vientre
Fluidos de sol y fuego

Después de la muerte
Supe
Después de ella
TODO

jueves, 11 de junio de 2009

Luz Violeta



Espero
Confío
espero

lágrimas silenciosas
se yerguen
resquicios de dolor y trampas

allí está
la veo
confío

pavura en las imágenes rotas del mundo
eterna repetición de miserias
pozos negros
ausencia de amor
pavura

no quise y las vi
otras por la mitad
podía imaginarlas
pavura

busco en los ojos de mis pequeños
ellos saben del arcoiris
ellos ven
rozan
palpan
ellos saben

así
en secreto
mi hijo me mira sonriente
mi hijo dice
confiado
"Má: ¿cuándo vamos a ir
a desenterrar el tesoro
abajo de la luz violeta?"

martes, 2 de junio de 2009

Mi otro mejor ritual

Hace unos meses mi hijo Boris me dijo:


"Destapé tu corazón y latí y latí..."





Las coordenadas del destino
las variables celestes
una simple jugada de los astros
no lo sé

y así fue
Boris nació el día que cumplía 35 años
él asomó a este lado del mundo el 3 de junio de 2003 a las 13:23
yo lo había hecho 35 años antes a las 23:20
mi madre también tenía 35 entonces...
una danza de números
pasos del amor
seguí el devenir de mi vientre que crecía
y me encontraba a mi madre conmigo en el suyo
intenso
bello
ofrendas de la Diosa



Faltan pocas horas
revivo el ritual
paso a paso
la sensación en mi cuerpo
la sagrada emoción del milagro
Boris abriéndose paso
abriéndome
momento luminoso
encandilando a quien mire
camino y danzo
las horas pasan y se acercan
el amor inunda la piel
el útero la vagina las piernas
mis pechos esperan
mis manos sueñan y bailan




lo veo dormir
es hermoso y salvaje
¡está taaaan largo!
se destapa
hace frío
me abraza antes de irse al sueño
se acurruca
cachorrito calentito
yo le digo que tengo que dormir temprano
pues mañana tengo mucho trabajo
-"tengo que parir a un bebé hermoso"
-"mentira! - me dice y se ríe
-"si" - le digo - "un bebé de casi 6 años"
Se sonríe y me abraza fuerte, fuerte.
Nos agarramos las manos y cerramos los ojos...



Ahora es mi grito de amor
es el sol por la ventana del baño
es él entre mis piernas
se desliza como un pez
lo agarran
me siento
lo abrazo a upa mío
y me mira
con esos ojos enormes de asombro
me mira
es tan bello
es perfecto
lleno de unto
me mira
ahora las lágrimas corren
¿puede existir algo más hermoso que ese momento?
¿Algo que complete el paraíso en un instante?


me mira
nos miramos
es Boris
nació
me regalo de nuevo mi cumpleaños
yo se lo regalo a él
el día más maravilloso
el día del amor estallando en un sonido salvaje
que nació en mi vientre
el día del hermanito del cielo regando
brillos y ternura


en unas horas recomienza todo
cada segundo
cada vibración
mi cuerpo se prepara
y lo siento
soy feliz
me completo
soy parte del milagro
la Diosa encarnada



Sólo me queda decir infinitamente
¡Gracias!
Y feliz cumpleaños a mi cachorrito hermoso
que ya tiene 6!
Gracias por renombrar el milagro
y darme otra oportunidad
de cumplir
con mi mejor ritual.




miércoles, 20 de mayo de 2009

Creo


Así
permanentes
eternas y sabias
así
piedras
creo
en el agua
fluye
llega
penetra
orada
creo
en esta luna
conexión sin tiempo
mareas en mi sangre
creo
murmullo de ternura
vocesitas rientes
mañanas de locura
creo
manos
pupilas
alma
creo
reloj del corazón
espacios
cometas sin fuga
creo
raíces
alas
creo
siempre
siempre
en este amor

viernes, 15 de mayo de 2009

Visita










Anoche en sueños me visitó mi amiga
Estaba triste
Yo caminaba por la ribera de un arroyo fresco y cristalino
Ella estaba echa un ovillo de penas al lado del fresno
Acaricié su cabeza
Su frondosa cabellera había quedado en el olvido
Su pacto con los sueños la llevo a dejar pasado
Un carpintero nos miraba desde las ramas más altas
Sentí su alma ir al fondo de este viaje
Sus pies descalzos tenían nuestras huellas
Levanté su rostro
Clavó sus ojos en los míos
Mi lenta sonrisa tuvo que esconderse
Sus pupilas me inquirían desde una dolorosa furia
Me sentí tibia
Cobarde
Cómplice
Quería disculparme
Una flor creció en su mano
Nos embriagó el perfume con su trampa de arcoiris y fiesta
Me acurruqué junto a ella, cada vez más pequeña,
Tuve miedo
Miedo de quedar atrapada
Miedo de las falsas noches
Miedo de las promesas vacías
Miedo de mi miedo
Un remolino agito el agua del arroyo
Reconocí la mitad de mi sombra
La carcajada cortó en dos el cielo
Las huestes del sol nos abrazaron
Temí quemarme para siempre
¡Esa fuerza secreta!
Un haz de luz penetró entre mis piernas
Desde el centro de mi
Desde el nido dador de vida que me habita
Desde allí mismo nació este grito
Este que ahora sentís desde lejos
Este grito de amor y fuerza
De savia y de coraje
Este grito indómito y certero
Grito aullido
Grito relincho
Grito de gozo
Grito de furia
Grito salvaje
Desovillándose su pelo

creciendo sin fin tejió una alfombra
Cruzamos estrellas y agujeros negros
Fondos y sin fines
Ahora sé
Ella partió de nuevo
Me besó en los labios
Dejó su suave presagio pegado en mi piel
Tiemblo de gozo
Todo se acerca
Estoy despierta
Al fin despierta
Te buscaré siempre
Abrazada al feliz borde de esta verdad

lunes, 11 de mayo de 2009

Ahí va









Por todas mis risas y sonrisas,
Por los nuevos abrazos calentitos de mis bellos hijos
Por sus carcajaditas que acarician mis oídos
Por el amor encabritado que hace latir mi vientre
Por la conquista del silencio
Por la nueva - mente
Por las rondas descalzas
Por la música de la mañana y mi danza de las noches
Porque estoy viva y sueño despierta todas las primaveras
Porque creo y suspiro y lloro y vuelvo a creer
Porque amo con apasionada locura y no me callo
Porque salto a la soga y juego al elástico
Porque me meto al mar de noche
Porque estoy felizmente loca de esta vida
Por las “galopeadas” en pelo a puro campo
Por mi cedrón y las margaritas
por la casa de barro
por las guitarras y los brazos de viento
por las voces juntas
por mi deseo ensortijado y tantas cosquillas
por tantos desvelos y bienvenidas
por cada nacimiento
por los nuevos reencuentros
porque siempre vuelvo
por eso…


 
Ahí va

Dormía.
Ella vino a provocarme.
Se paró frente a la cómoda, reía brillante.
¡Ey! – me dijo - ¿vas a quedarte ahí mirándome?
¡Vamos! ¡Levantate! Las horas no existen,
este tiempo es tuyo ¡subí!

Me dio un vestido de gasa y seda rojo
y unos zapatos de viento,
me sujeto el cabello con un broche
de piedras relucientes
y olí a jazmín.

¿Adónde primero? – me preguntó cómplice.
Dude, me intimidé, no entendía,
Un pensamiento cruzó mi mente,
vibré de pies a cabeza,
Sonido de caireles y viento,
de castañuelas,
Dejé mis zapatos y bajamos a la playa,
Estaban ahí, las mujeres de mi vida,
alrededor de una fogata,
La inmensa luna llena iluminando las olas,
La melodía flamenca movía mi cuerpo y cantaba,
Era a mí a la que estaban esperando… era a mí!
Ellos tocaban y batían palmas, ellas cantaban conmigo,
El bailaor radiante acompañaba mis pasos en la arena,
Mis piernas calientes de danzar los sueños.
Flotaba, estaba completa…

Vibré de nuevo…

Mis piernas calientes contra su cuero,
sudamos juntas,
Cortamos el viento con nuestras lágrimas
hasta llegar al río,
El sol quemante nos envuelve
cuando atravesamos el agua,
Su relincho completa mis entrañas,
ella sabe, somos una,
Yo recuerdo nuestro encuentro,
ella era una potranquita mamona,
mis manos en su cuello, las cosquillas,
sin riendas y sin freno,
A puro amor y paciencia, así hicimos nuestro pacto.
Ella sabe, yo sé, somos una,
cruzando la montaña que nos lleva al destino.

Vibro otra vez.

Me estremezco.
Estoy cruzando un arroyo cristalino,
mis hijos más grandes,
El círculo de mujeres acompañándome,
La Casa de Barro,
nuestra Escuela,
Los años pasaron
el sueño cumplido renombra ilusiones
era cierto:
“¡Siempre estuvimos locas!”
Reímos de dicha y abrazos
Las coloridas faldas que cosimos juntas
Juegan al viento con las mariposas sin olvido
Es hoy, es el día: Todas somos parteras!
El viaje nos espera
Sagrada Ceremonia nos reúne
Entregamos amor y recibimos dones
Estamos rodeadas de nuestras guardianas mágicas
Una a una, escogemos nuestra planta,
Confiamos en nuestro animal guía
Una a una
Vamos subiendo
Una a una
A recorrer la tierra

Vibro otra vez.

Es la tarde, es primavera,
un océano turquesa se asoma en mis ojos,
Suena una melodía sencilla y sutil,
me llamas con tus pensamientos,
Llego
Estás ahí
Mis cabellos se fueron vistiendo
del color de las nubes
en las tardes de lluvia
Mis pies llevan los años de la dicha.
Cumplimos la ilusión de esta tarde
Recibimos saludos de los niños
que nos nombran abuelos
Desde lejos sonríen por nosotros
Tu guitarra ofrece a la arena sus cristales
Te miro, te veo.
siento

Palabras vuelan a mi mente
Acaricio tu espalda
Mis manos aún son fuertes
Amor
       fecundo
                 florido
Infinitos sonidos tapizan las horas.
Tiempo
              misterioso espiral
Siempre estuvimos en esta orilla.
Nuestras manos se entrelazan
El silencio abraza la ternura

Vibro otra vez

Inmenso pastel
tantas llamitas
invitan
a seguir deseando
La sonrisa apacible conquistó mi rostro
Al fin: afable y sencillo.
Abrazo a mis hijos una vez más
Y comprendo
Esto era la eternidad

Vibro otra vez
Y comprendo

Vibro otra vez
Acepto

Vibro otra vez
Ofrendo

Vibro otra vez
Agradezco

Vibro otra vez
¡Estoy Viva!


miércoles, 29 de abril de 2009

Me quedo

Con los amaneceres brillantes de piel y sueños
con los amores de subir al cielo y rozar el milagro
con el andar pausado de reconocer lo posible
con las voces que acercan a el ser espiritual
con los que aceptan diferencias
con la risa que vuela y el llanto gozoso de penas y alegrías
con los acuerdos de manos entrelazadas
con los que saltan aunque no tengan buena cartas
Con el tiempo sin tiempo de las miradas

con las palabras vivas y toda su danza
con los susurros de los bienintencionados
con la justa medida del amor
Con el silencio de la noche y la cercanía de las manos

con los besos que denuncian estrellas
con la sorpresa del perdón
con la vida que muere a cada paso
con las flores y la música
con los lazos que no son nudos
con todos mis errores
Con mi corazón que estalla

con el lúdico amor

jueves, 23 de abril de 2009

Mi Mejor Ritual








Ella viene
impetuosa
viene

cada año
a esta hora
este día
recomienzo
el ritual

ella viene
viniendo
crece desde mí
entre la tierra y el cielo


es ella
la niña de las estrellas
ruiditos de bosque
y tanta risa
es ella
sigo confiando
es ella
recreando el
verdadero amor
muerdo el filo
de mis sombras

es ella
cada 23 abril
a las 18:20
consagro
mi mejor ritual







Hoy Serena,
quien me ofrendó
la gracia de ser su madre,
cumple 9 años.






martes, 14 de abril de 2009

Pompeya 1 - La danza del milagro

Es tarde, mis párpados caen pesadísimos, hoy presencié el milagro una vez más, les dejo el comienzo del viaje, cuando vuelva del mundo de los sueños y encuentre el sol, seguiré el hilo.

Danzamos, desde el concentrado callar,
al intenso encuentro de nuestros cuerpos.
Entré en su piel,
pedí permiso y entré en su piel.
Pompeya susurraba a mi corazón,
en su mundo aún acuático,
me invitaba a sentir.

Manos tibias y brillantes
caminaban sus formas
se mecía
Pompeya iba dulcemente
viniendo.

Nos quedamos solas en la habitación
refundamos momentos en el silencio
su mirada y la mía viajaban
ella sabía
yo compartía
las respiraciones rítmicamente
acompasadas
afuera el viento sonando en las hojas
el llamador de amor indio
y tanta tarde

Cada vez que la ola incandescente venía
salía de su frente
y se colgaba de mí
salvaje
bella
gemía en mi oído
mi fuerza la acunaba firme hasta el final.

Descanso
estrellas en sus ojos
un abismo para desafiar el miedo
la voluptuosa flor vestida de espinas
el poderoso perfume atávico
del vientre.

Mi corazón estalló de amor
me nacieron hijas
en mis manos
en los besos
en cada poro

Pompeya infatigable
redoblaba su apuesta
sonrisas infinitas jugaban dulces
para recibirla


lunes, 13 de abril de 2009

Profundidades








Húmeda de rocío en la piel
descansó su desnudez
en la gramilla que ofrendaba la tarde.
Sus ojos viajaron pájaros
a la nube que jugaba
transformándose en el viento.


Sintió la suave lentitud de las formas
teñidas de los exactos tonos del crepúsculo.
Cerró los ojos para ver la tierra nadando desde el aire.
Las más puras visiones
rojas de verbenas y cristales brillantes
brotaban fulgurantes.

Puso entonces el alma en una mano,
la mente en su corazón y cabalgó en la nube,
pegaso aliado de sus sueños celestes,
hasta hundirse en el mar poblado de hipocampos y estrellas.
Buceó los secretos en el dolor extremo
hasta arrancar la verdad de la piedra,
aquella que custodiaba el pulpo en las profundidades
desde el día en que Pandora abrió la caja.
Se manchó la sangre de corales, espantando,
en un suspiro negro,
al venenoso hongo que apuñalaba su costado.

Un collar de perlas tejió con sus penas
(se lo regaló a la nube
que
ya
era
águila).

Respiro dos veces.

Se vistió de luna.

Para dormir, al fin,

la plenitud.

viernes, 10 de abril de 2009

Carrusel

Palabras viejas que vuelven, este texto fue escrito en 1997,
¡guauu! han pasado casi 12 años...

Los ojos brumosos veían torbellinos
cuando sólo eran bailes en la risa.
Tantos giros mareaba el carrusel
de alados caballos salvajes.
Todos los colores en sus crines.
Parado en la boletería
vio volar a la mujer de sus sueños.
Ella, la que lloraba en sus brazos
se posó en cada estrella para absorber sus brillos.
Filosos elementos le negaron el néctar.
Sólo espejitos, lentejuelas,
destellos de la niebla naciendo en los ojos del abismo.
Sollozando corcoveos de espanto la arrullaron los árboles,
la arena, el aliento del mar sorbió sus penas.
La quimera se reía excitada
viviendo refulgente en sus mejillas.
Hasta que el sabio pelícano arrojó su presa gigantesca
brotando la verdad en el primer temblor.
Un barco en el océano, espumoso, hundiéndose zarpó de sus manos.
Se veía en cubierta danzando entre erizos y medusas.
En el instante en que las algas la invocaban
un gemido animal la recobró
para emprender caminos de retorno.

A mitad de la noche, en tumultos de ciénaga y hastío,
despertó sofocado,
chorreando las últimas gotas de los viejos temores.
Corrió transformándose en tigre para alcanzar el alba.
El carrusel estaba.
Despejó la maleza con sus garras.
Aullando clamó sin respuesta.
Ni siquiera los duendes que espiaban.
Recobrándose hombre un deseo mágico en su frente
encendió la mañana con mil luces y música.
El carrusel danzaba.
El viaje de las notas se incendió en las alas
cargando a la mujer en su relincho.
Una última visión
abrió en sus párpados:
el barco se hundía sin llevarla.
Galopó los cielos tornasoles
hasta llegar al único lugar que la esperaba:
un carrusel, y un hombre y el comienzo del día esa mañana.

jueves, 9 de abril de 2009

Cristalito

Tengo una pena pena
de cristalitos
tiene luna en las manos
y agua de viento
sus lágrimas son flechas
su cielo aromas
tengo una pena pena
que de llorarla
se me vino a los brazos
agazapada
se tejió su capullo
de seda y tiempo
de seda y tiempo
y alas de chocolate
me dejó en una noche
grillos y menta
melodía de sueños
en suave ráfaga
tengo una pena pena
danzando espuma
arrullando mi orilla
virtiendo savia
se va mi pena pena
y me regala
semillas de corazón
que planté al alba
gracias le doy
a mi pena pena
fuerte crece ese brote
de amor y ansias
adioses le regalo
y vuelvo nueva
brotecito de sueño
vieja quimera
Sólo queda contarle
a la pena pena
que entre amor y rocío
tormenta y fuerza
sólo queda contarle
a la pena pena
que nacerán mis alas
en primavera.

miércoles, 8 de abril de 2009

Despertando el corazón

Y sigo con palabras de otros:

"El amor humano verdadero enraiza en el espíritu... cuando quiera que tal amor sea verdaderamente manifiesto y verdaderamente recibido, los impulsos que preparan el camino a una lógica real del corazón se harán invariablemente presentes. La lógica del pensar está unida al más grande egoísmo. La lógica del corazón está en la capacidad de vencer gradualmente el egoísmo y de hacer de todas las personas parte de una toda abarcante comunidad humana"

Cita de Rudolf Steiner en el libro "El despertar del Chackra del Corazón" autor: Florin Lowndes

Julito y Tali

¡Gracias Tali por recordarme este parrafito de Julio!
Hoy es un día para palabras de otros!

No aceptar otro orden que el de las afinidades,
otra cronología que la del corazón,
otro horario que el de los encuentros a deshora,
los verdaderos

de Julio Cortázar, Salvo el crepúsculo (un libro increíble!)

Entonces


mi ritual más cierto
será el cielo
las horas sin prisa
los pasos dulces

ofrendo mi cuerpo a esta luz
la luna llevará lo que no quede
abrazo pequeños cuerpos bebidos de mi sangre
me quedo
hasta gritaría:
"Está bien, ¡me quedo!"

el bosque llama
las piedras hablan
siento el río
huelo esas crines

volvió el viento
las lavandas quieren alas
el romero susurra aromas
brillan
el juego del agua deja cristales
la tierra late

entonces
mi mejor ritual
será el silencio

viernes, 3 de abril de 2009

Margaritas a los chanchos








Foto de Boris



"Hoy estoy mala" - me dijo una amiga,
y me contó una historia de sueños y decepciones.
"Estoy mala y triste" - agregó.
La miré desde mi ternura y ella se volvió violeta.
Fue bueno un rato, hasta que bostezó.
Eran cientos de diminutas larvas recorriendo su piel.
"No te asustes" - quiso anticipar pero era tarde.
Yo estaba desesperada tratando de limpiarla.
"Es mi aburrimiento del mundo, siempre sale así"
Traté de calmarme y disimular mi asco.
Y allí comenzó un extenso discurso.
Sus manos tenían huracanes y sus ojos centellas.
"¿Qué pasa?" - me increpaba
"¿Qué pasa? ¿Es qué nunca las personas vamos a
poder encontrarnos de verdad?.
Ojalá venga mi hada madrina y me devuelva mi
esencia de libélula, ojalá.
Es que no lo entiendo y no me gusta seguir
bebiendo hiel de cuando en cuando.
¿No sé cansa la gente de mentir, de ocultar,
de jugar al como sí?
¡Qué ganas de patear la mesa!
¡Qué todo vuele en mil pedazos!
Casi nadie quiere amigos del alma,
pero del alma entendés!?
Yo suspiraba y le regalaba margaritas,
algunas lavandas y un jazmín embriagador.
Igual no alcanzaba.
Estaba tan decepcionada... de a ratos se reía,
con la ironía del tiempo y de las formas.
De la falsedad de las palabras y de los torpes
ocultamientos.
Todas esas cosas me decía.
Yo amasaba bollitos de jengibre.
En sus silencios le cantaba alguna canción
que la trajera a su corazón luminoso.
Ella no quería detenerse.
estaba sencillamente harta de los amores enfermizos.
Entonces me miro fijamente, me señaló una muñeca
tirada en el pasto y desde arriba de un trapecio,
entre balanceo y balanceo me insto a prometerle
que le contara a algunas personas todo esto.
Que les contara que ella se va (ya se fue)
a vivir lejos, lejos,
a un lugar donde todo es verdad y los seres son
telepáticos, de mentes abiertas y danzas en la piel;
a un lugar donde se ama y se goza mirándose a los ojos,
frente a frente;
a un lugar donde se llora y se ríe,
donde los pies están tibios y las manos limpias,
donde se perdona el pasado y se abraza el presente,
donde caben los miedos de todos,
donde se comprometen los espejos
y se tejen alfombras con hilos de luna
donde el mejor tobogán es el arcoiris
y donde se duerme en el perfume nuevo del ciclo sin tiempo.
Ella seguía y seguía, yo miraba la muñeca,
quise levantarla y enderazarla.
No pude.
Quise decirle algo que la consuele.
Desde el frenético vaivén del aire gemía desafiante
y riéndose como loca, se comía las margaritas y me gritaba:
¡"Por vos, por mí, por todos: a los chanchos no, a los
chanchos no eh?.! ¡Prometeme!!!!
Le dije que sí.
¿Qué le iba a decir?
Desde entonces la espero, en esa sonrisa,
en la lluvia suave, en el brote que insinúa el comienzo
de una Verdad.

La espero y confío, deseo que ojalá se pueda,
por ella, por mí, por todos.
Para que vuelvas Amiga cobijada en la manta
de nuestro Amor.

miércoles, 1 de abril de 2009

De secretos, sueños y soledades

Eras el favor de amar, la otra ribera de mi alma y el gran destino

Fragmento de La Ruy López de Roberto Esmoris Lara(Para leer completo ¡Vale la pena!:
http://quenoseademasiadotarde.blogspot.com/2009/03/la-ruy-lopez.html)

Piso Buenos Aires,
el aire todavía huele a verano en algunas veredas,
Es temprano, los pájaros nos bienvienen al día.
Siento que todo es perfecto.

Mis hijos apuran sus bicis pedaleando al sol.
Los despido hasta el mediodía

y retomo el vértigo de mis mañanas urbanas.
Recorro sitios amigos donde las letras juegan

a dejar imágenes y sentires.
Estoy recién llegada.
Vengo de tres días de intensidad y sueños cumplidos,

vengo de un día de creer que puedo ser y estar;
ser en mi soledad y estar con los otros
en la potencia de compartir destino.


Tres Días









Tenemos viento en los pies y flores en las manos
Telas de todos los colores nos visten en las risas,
Nuestra agua brota de dicha, nos riega las mejillas brillantes,
Estamos otra vez, merecedoras, reuniéndonos aquí,
en el lugar de nuestros amores y utopías, de nuestros desvelos y pasiones.
Mujeres, hermanas de vida, no tengo casi palabras para pintar
la fiesta de mi alma en esta ronda,
Y todo es tan cierto que ya me creo el sueño, me lo creo!
Lo siento, vibro, gozo!
No tengo palabras.
Un colibrí susurra magia
Una liebre reparte dones de viento entre brotes silvestres
Esa luz, cada momento, ofrendando grietas de Universo.
Gratitud, esa es la elegida, para nombrar el instante infinito
de nosotras.
Gratitud!
Por los senderos que reciben nuestros pasos firmes,
Por este cielo, por nuestras miradas plenas
Por todas estas ganas de seguir…





Un Día








El viento de otoño vuela miedos
Lejos
Los transmuta y envuelve,
los deja hechos un soplo de esperanza nueva
Abrazo este viento
Me acaricia
Me recibe entre sus brazos y sonrío
Unas manos crecen en melodías suaves
Vuelvo de mi elegida soledad al día
recibo el mensaje de la luna que crece
Me siento
Miro la huella abrirse en camino
Sonrío
Mis ojos se entrecierran
Descubro mi vieja timidez
Miró el sendero
Brilla
Me acuclillo
Respiro
Unos pasos más allá el destino esperando
La mirada invita
Me paro
Me desafío
Empiezo a andar


martes, 24 de marzo de 2009

Campana

Mi corazón tiene una campana
estuvo rota un tiempo largo
ahora la están reparando
Mis amigas y amigos saben entrar sin llamar
aunque algunas veces gritan mi nombre bien fuerte
para que los escuche

Las personas que no saben quien soy se cansan
de aplaudir y nunca salgo
No me da la gana
Otras veces no tengo tiempo de tanto trabajo
que da desmalezar mi jardín
Algunas otras veces otras gentes se detuvieron
en mi puerta
Yo justo estaba ahí, en el jardín de adelante,
Una me dijo: “Perdí un abrazo verde… Ud. Lo vio?”
La verdad es que lo había visto pero como me trato
de Ud. Le dije que no.
Era tanta su seriedad que me pareció que podía
morirse si le decía donde estaba, tan divertido,
bailando un carnavalito con un rayo de sol.
Otro día una persona gritó hasta el cansancio
un montón de extrañas teorías sobre la germinación
del alma.
Fue de lo más raro se los puedo asegurar,
entreabrí la reja pues me dio cierta curiosidad,
la tuve que cerrar, su propia alma estaba seca,
completamente seca, qué cosa más absurda esto:
teorías que no se riegan a sí mismas.

Y ayer, justo ayer, un colibrí insinuó mi nombre,
con cada aleteo llamaba a mi corazón
quería pintarle colores.
Ahí sí, muertísima de miedo le abrí la puerta,
aunque todavía no esté lista la campana,
quien sabe.
Ahora podré inventar nuevos sonidos,
campana y colibrí en cada haz de luna,
en esas gotas de rocío y tantas manos,
en el brillo de los ojos y la loca esperanza
de una tarde sin horas,
una tarde con río y guitarras llena de verdad y viento.
Un eco
Ese susurro de mi nombre hecho danza y silencio.

Cintura hacia la risa







Qué importa que la muerte se arrodille
pidiéndote disculpas!
Tus pupilas llevan la guadaña impresa
con fuego desde aquella tarde.
No sabés aún donde perdiste la inocencia.
Ni siquiera en las manos de que
oscuro personaje acecharon
las horas más temibles.
Siempre hubo el miedo a la noche,
allí se balanceaban interminables monstruos
que sólo combatías con la luz.
Nadie te creyó tanta pavura.
No reconocieron la mitad de sonrisa
que faltaba, ni cuando te perdiste.
Adónde quedó la mano que tomabas
cuando se estrechaba el sendero
y los lobos aullaban hondamente.
Trepaste los secretos,
llenaste de arcoiris cada tormenta
cada vez que podías.
Pero la pena atrapó tu centro.
Y ahora no sabés si te estás
regodeando en las cenizas
o por primera vez vislumbras el horizonte
donde amanecer el verdadero sol.
No es que el recorrido haya sido estéril o fingido,
todo es parte de la grieta
puesta ante tus manos.
Abrirla es el dolor de mil cuchillos
clavándose en tus sueños.
Te aferraste a la vida con fuerza inusitada.
Como la semilla en el desierto.
Echaste raíces pese a todo.
Los molinos de viento pusieron sus cosquillas.
Fue tu cabeza el gigante más temido
donde se libraron y libran infatigables batallas.
Buscando en los rincones
de los días pasados la llave
que despunte el día,
la nueva claridad.
Túneles y más túneles, pasadizos, espejos.
Corrés cuadras y cuadras y no llegás a casa.
Ya no encontrás tu barrio ni tus perros.
Ya no encontrás tu nombre perdido
entre las sábanas.
Un aroma de sierras y vertientes te recobra,
es posible saber que aún estabas, que estás.
Tus manos tiemblan.
Afuera el corazón navega
los silencios que perdiste,
tus palabras mansas,
los gestos dulces,
la mirada sin filos.
Alguna vez no fueron necesarias las espinas.
Las mariposas no temen a los ángeles.
Los conejos festejan margaritas.
Tus lágrimas sorprenden tantas noches.
Descansar las sospechas,
los pánicos antiguos enterrarlos
en ola gigantesca para ser doblegados.
La tierra te arropó siempre que la dejaste.
No hay ya que temer.
La muerte te robó los enemigos.
Es preciso quemar la ropa vieja.
Descargar el saco de los años.
Darse tregua.
Ahora o nunca.
Allí donde podés
da el salto
que arquea tu cintura hacia la risa.

jueves, 19 de marzo de 2009

Diario de Viaje - Presentación





* Foto de Boris (mi hijo de 5)
En el año cero del mundo,
cuando todo comenzaba,
una mujer buscaba su Diosa viva,
el nombre del amor y la fiesta,
su erotismo sagrado y la ternura.
Danzaba espirales,
en su cortejo de espuma,
al encuentro de un (el) Hombre
que pudiera/supiera mirarla.
En algún muro de roca,
a veces en las cortezas o
en playas apenas vírgenes
bordó palabras a sus silencios,
quiso decir sus sueños y dolores,
construir verdad desde sus entrañas…
Algo de todo eso guardaron
seres mágicos en hojas de viento…
Ahora es tuyo, si estás dispuesto a tocar…
a la Mujer…


Diario de viaje

Todo quedó suspendido cuando supe
que todavía no era yo,
que había nacido muerta y
que la historia estaba por empezar…
Mi vientre fue el indicio de un viaje
que se gestó con las lunas
que dieron luz a una niña de las estrellas
que trajo un sueño bordado en sus pupilas…
Y un hermano del cielo que la cuidaba
hasta derramarse en arcoiris
Probando una vez más que
la alquimia vive en el latido
de un cáliz púrpura y caliente
Cobijo de los seres que beberán oro blanco
de las fuentes de la Diosa Madre
hasta decir adiós!
Acuné muchas lunas la calidez
de esos cuerpecitos que crecían
de mí radiantes e insolentes,
soles únicos de esta vida
que alumbran senderos hacia la verdad…
Mi cuerpo despegó finalmente
volvió a mí con renovada luz…
Toqué por primera vez la verdadera sed,
enterrando los monstruos del silencio
y despertando la risa…
Así fue que partí en este viaje,
increíbles mujeres abrazaron mis miedos
y mis lágrimas, potentes de dicha
sueños cobijaron mis secretos…
Ahora voy hacia el encuentro
de un hombre dispuesto
a tocar la verdad…

lunes, 16 de marzo de 2009

Amor Divino






Este pequeño texto lo escribí en agosto de 2008, se acercaba el cumpleaños de un amigo y nacieron estas palabras.
Hoy este amigo me hizo un regalo, algo que tal vez sea una semilla de un gran cambio que un grupo de soñadores y soñadoras esperamos ver...

Gracias Amigo! Y no dudemos que el mundo se cambia con pequeños y valientes gestos...

Para vos que caminás las horas regando sonrisas...


En el borde del amor
Recorro el nuevo horizonte
Cascada fresca
Tu sonido cabalga mis temores
Llegaste ángel de mi corazón
A cuidar el destino
Guardaste el reino
La magia
En la tierna mirada de tus manos
Flores en las pupilas
Asombro y Luz
Camino tu costado
Nazco joven en el brote de la risa
Te sentí
Te espero
Danzo en el filo
Respiro la ofrenda de tu dicha
Y ya no tengo edad

viernes, 6 de marzo de 2009

Tal vez

Tal vez sólo me sea dado
Tocar el mundo en el fuego de las palabras
En el sutil universo que crea destruye crea
Cosmos y más cosmos
Entro en la grieta de los raros
De los excluidos del día
Siento el poder de la conjunción divina
Uniendo en puntadas locas las partes de este juego
Leo danzas de otras manos
Esas que llegan ahí
Poesía y magia
Roce
Temblor crepuscular
Último aliento

Tal vez
Sólo me sea dado
Sólo
Beberme el blanco y filoso espacio
Teñirlo de savia arcoiris
De la noche más pura
Pintarle escenas de viento y sexo
De miedo y de secretos

Tal vez sólo me sea dado
Entrar por esta puerta
A encontrarme
A encontrarte
A decirte que estoy loca de esta realidad
Que quiero estrellar mentiras en mi cuerpo
Desterrar el pavor que nubla corazones
Fumar el templo viejo de esas formas

Brota la soberbia
Pájaro increíble de inmensas alas
¡Si no sabés volar!
Si no podés rozar el milagro de un sol verde
De un estético junco devenido colibrí en mis labios
Magia
La magia de los raros
Los que convertimos guijarros en peces
Ramas en serpientes
Sombras en espectros
Flores en pupilas
Milagros en amor

Tal vez sólo me sea dado
Corromper las horas
Detener esas lenguas de aguas turbias
suspirar vergonzosas verdades
Tímidos amores
Increíbles derrotas
Torpes sueños de cuerpos cobardes y almas rotas

Tal vez
Sólo eso
Tal vez

jueves, 5 de marzo de 2009

Visiones

¿Dónde está el coraje?
¿Dónde la osadía?
¿Dónde el salto, la espuma de tu canto?
¿Cuántos palitos más pisaré hasta esquivar
senderos que me traen de nuevo a lo viejo?
¿Cuántas ilusiones quedan por quebrar?
¿Cuántos sueños nuevos gestando nombres?
¿Cómo se quiebra el falso cristal?
¿Cómo atreverse a lo más cierto?

Espejo, espejito, dímelo, ¿quién soy?
soy la bruja más horripilante
soy la salvaje mujer del bosque
soy la tímida muchacha perdida
soy la que pare gozando embravecida de amor

¿Quién entonces?

Espejo, espejito
Esta tarde la luna asomaba
El cielo serpenteó siluetas de verdad
Supe, sí, supe
En esas líneas de viento
Me arranqué el corazón
Lo dejé sobre la piedra brillante del tiempo
Tuve que jurar
Tuve que jurar para seguir viviendo
Esa mezquindad antigua se ahogaba en la sangre oscura
Un rojo refulgente latía sin pausa en cada mano
¡Basta de mentiras! - Me gritaba un zafiro
No tuve miedo
Cosquillas en el vientre, caricias,
Dibujé mi rostro con semillas de oro
Mi pubis con miel de rosas
Mis manos arcoiris danzaban mi contorno

Sólo supe
y sentencio:
¡No te atrevas a tocarme de nuevo!
¡No te atrevas!

Mientras sea:

Madera muerta tu boca
Restos tus manos
Limpio tu sexo
Juiciosa tu lengua
Precavida tu mente
Sigue tu camino que yo tomo otro
Me bebo el fresco desatino de la aurora

Si en un relámpago despiertas y:

tu corazón abierto grita
tu mirada clavada en el eterno presente se atreve a decirlo
tu paso embiste firme esa huella paralela al horizonte
tu mano abraza mi mano entre las manos

Allí
tu alma espíritu
quebrando la monotonía de las horas,
germina valentía entre destellos de luciérnagas

Allí
donde nada es grande
donde todo es lo que es
El cielo se abrirá en un quejido de dulzura
Podrás amar de frente
Verte en mis pupilas al límite del salto
Gritarme de gozo
Ensuciarte de jugos y ternura
En la rítmica sinfonía de cuerpos vueltos uno con uno

Allí
sentados a la orilla del abismo
riendo extasiados de todo nuestro amor

sábado, 28 de febrero de 2009

Tu mano quieta


Tu mano tiene el color del tiempo
Ellos hablaban de las tardes de azahares
y las tormentas rotas
Mi mirada perdida
soplaba fuego entre las hojas
¡Y todo se secó!
Está detenido
no encuentro el cristal
Tu centro se corrió hacia
el lado del abismo
Las alabanzas, esos pétalos sin hogar,
siguen buscándote
Quise corromperte, trajé la noche más azul,
Esa, la que gemía en tus ojos,
La que te hablaba de presagios
cuando aún no creías
Yo era la invitada
¿te acordás?
La que juntaba lirios en el momento exacto
Ese que contagiaba tu piel y te colmaba
La que bebía el néctar de tus sienes
hasta embriagarte

Mi mirada perdida
Tu mano quieta

Siento el galope del viento
La nuca crispada de tu aliento
Una a una,
brotan,
se yerguen,
las gotas de este corazón
Esa imagen violeta que atraviesa el instante
Afuera suena tu recuerdo
En cada automóvil que se detiene
En los cascos antiguos que enlentecen su ritmo
Estás ahí
Te espero
Sigo siendo la espiga incólume
entre tanta tormenta
¿de verdad te fuiste?
¿en el brillo de qué pupilas tendré
que latir hasta encontrarte?

Mi mirada perdida
Tu mano quieta

El tiempo que pulsa, hálito tras hálito,
Las agujas muertas
Estás ahí
Te espero
En cada tenue crepúsculo
Con la primera estrella
Sigo siendo tu invitada
La dama que sueña en tu abrazo
Conquistar el otro lado del misterio

jueves, 26 de febrero de 2009

Promesa rota




























Le dije que sí, que no estaría sentada aquí a la hora de los grillos,
que dormiría lo suficiente para encontrarnos bajo el sol que aún no arde.
Es que la magia nos dio dos días de aire.
Tenía toda la ruta ante mis ojos, música, chocolates, buenos libros
y mi amiga.
Salimos entre risas y suaves presagios, decididas al goce del viento.
Las dos horas de viaje estuvieron colmadas de miradas y palabras, recuerdos
y complicidades, viejas desventuras y nuevos planes.
¡Cómo no iba a decir algo!
Si todavía siento el acuático ruido rozando la arena,
el pequeño oleaje de las lanchas acariciándome,
mis brazos forzando el agua en cada remo,
el río corriendo con nosotras entre camalotes y burbujas.
Rompí la promesa.
Tanta belleza no podía ser sólo para mí.














martes, 24 de febrero de 2009

Corazón brillante









Tengo un pájaro en los ojos
Es probable que ya no vuelva a dormir
Floto en la música
Algo trae
Entre sábanas y secretos
Mirá:
tengo un corazón roto en la mano del presente
tengo un corazón brillante en la otra
hay líneas que no se ven
a veces se huelen o se desnudan en un beso blanco
navegué tu piel
derramé cascadas
entre suspiros de menta

no me gustan las películas de “Joli-bud”
no me gustan las tontas historias de amor romántico
las compré tantas veces!
Me aburrí de tanto vacío!

Te repito:
tengo un corazón brillante
¿Serás tan valiente como para llevarlo a pasear?
Le gusta el ruido de las olas y el olor del aire,
La lluvia en la espalda de su nombre
ese roce tibio de tus dedos
No te distraigas
Es capaz de treparse muy alto en el nogal
Dejarte atrás

volverse una increíble campanilla violeta
y desafiar cada remolino de este río.

Tengo un corazón brillante
Está intacto de ESE frío
Se ríe
Goza
Llora

En las tardes de garúa
Acaricia al otro corazón
Le susurra bocanadas de luz
Le da su silla del ahora.

Tengo un corazón brillante
Lo viste?
Te miraba en el grito de tu salto
Ahí detrás
Cuando tu mano se perdió
Húmeda de mi aliento
En los costados del tiempo

Aquí estará
Espera
El nuevo abrazo sin bordes
Eso que se escribe siempre de nuevo
Cuando se acaban las palabras
El destello de esas risas
La volcánica pausa del amor real

miércoles, 11 de febrero de 2009

Y que se callen las palabras...


“¿Vivimos?
Desnúdate niña, es hora de vivir;
Olvida todo lo demás, ven a bailar,
a la pecera donde nadan las sonrisas.”


de Juan Cairós Frag. De 88 versos de Amor
(
http://lamiradapreterita.blogspot.com/2009/02/88-versos-de-amor.html)


¿Alguna vez sentiste la luna llena en tu piel desnuda?
¿Rodaste por la arena hasta marearte de risa?
¿Saltaste de roca en roca desafiando los bordes?
¿Gozaste entre relámpagos y truenos del cuerpo empapado de tanta dicha?

¿Vivimos? Se pregunta Juan
El ruido de palabras confunde presagios
Oler hasta perderse
noche lamida en cada hueco
flores estallando el color adivinado

Tuve un sueño
Se apagaba
El torbellino de la mente con todas sus bocinas
Se apagaba
Una luz resurgía hasta inundarlo todo
Montamos la luz, alfombra mágica de los deseos,
Y ya no éramos nosotros

Nos dimos la mano
Cada dedo tenía un mapa
Elegimos el naranja
Brillante
Incandescente de aromas
Yo quería perderme
Vos buscabas el fondo de las horas
La plegaria

Una risa de lejos
Venía a cobijarnos
Se distinguía su blancura en la intensidad naranja
Nos abrazó hasta pintarnos el alma
Los hilos del agua se deslizaban entre tu mapa y el mío.
Quise despertarme
Estaba ahí
¿te viste?
La ropa del mundo se perdió para siempre
Entonces no importaba el equipaje
La luz nos dejó su ofrenda
Pura semilla
Una fuerza secreta
En el silencio de luz
Le dio matriz de fuego
Absortos miramos la insinuación del día

¿Seguiremos despiertos?
¿Será entonces que vivimos?

martes, 10 de febrero de 2009

Furia y amor 1







Esto es también para mis niños, para ellos que están,
bebiéndose de mí la leche más dulce y la más agria..
Para ellos incondicionales de este amor,
a los que les debo esas tardes llenas de ganas y juegos.

Será el olor de la lluvia
la novela que terminé
la música que suena con las gotas de fondo
las horas corren y yo detrás

Lo inconmensurable del alma humana
Sus vericuetos
Los desafíos
Los mandatos

Soñé con ser una princesa
¿Soñé?
¿Me lo contaron? ¿lo ordenaron las formas del juego?
No, no!
Ni princesa, ni reina, una salvaje montando en pelo
la yegua indomable de la aurora.

Palabras mudas
Harta de mentiras de corazones miedosos
Especulaciones frías donde sólo cabe dolor
¿Cómo construimos destino?
¿Qué queremos de verdad?
De verdad queremos que nos quieran de verdad.

¿Jugamos?
¿Te animarás a oír mis mejores secretos?
Los hechos de palabras
los susurros, gemidos, los de aliento
¿Seguro que me ves?


En esa imagen que dejó una fotografía
con barro hasta el cuello,
en medio de mi Bosque,
liberaba a la fiel camioneta de las fauces del lodo
del arroyo furioso
con una palita de playa, toda mi decisión
y mis niños valientes de tantas noches sin paredes.

La lluvia caía ese día también
salimos airosos y riendo
y después el Río con su indómita crecida.

Mis pupilas sintiendo la libertad
El frescor único de la tarde
La menta en el aire
Esos pájaros regalando sus sonidos

Esas noches luché con los fantasmas
La medianoche traía un pavor inexplicable
Mis rezos no alcanzaban
Doblegué algún miedo
Volví airosa

Batallé sonriente en este asfalto
Levanté una nueva casa
Llena de sol y cosquillas
Lavandas y cedrón para embriagarme y soltar los enojos
Esa furia que aprieta la garganta y me deja sola

Alguna nochecita con ese algo que quedaba
salíamos con los niños a juntar leña por el barrio
Encendíamos el hogar con palos viejos oliendo a ciudad
Fresco en el recuerdo nuestros fogones donde se cocían los “chapatis”
Donde las manos de todos pasaban la tarde

Esta lluvia me trajo esas tormentas
Lo sé! ni princesa ni reina!
Salvaje, siempre salvaje,
En mis fuertes brazos de hamacar niños
Juntar leña, acarrear agua y tantas mañanas de sol.

Entonces sé, si, sé!
Otra vez el barro, si, en las manos de todos
Las guitarras y las tardes que nos encontrarán
Levantando las paredes con nuestro calor
Esas paredes
Que cobijarán la dulzura que siempre estuvo esperando.






lunes, 9 de febrero de 2009

Ventana

Ventana secreta.
Ella mira el jardín de los sueños nocturnos,
los de rocío fresco,
húmedo.
El jardín violeta de todos los deseos

Esa ventana.
Tiene postigo y trabas
una doble cortina que la esconde de las miradas del día.
A la hora del crepúsculo,
algún alma valiente de aburrimiento,
se acerca
tienta suerte.
Intenta descorrer la pesada tela del destino.
Es en vano.
No alcanza el gris de las horas brumosas,
mucho menos las gotas de tedio en cada sien,
ni las manos frías.

Esa ventana espera.
Dispuesta

en la eternidad de los relámpagos.
Tiene la transparencia de los calendarios,
escritos con el polen más fino.

Esa ventana.
En la hora exacta de todas las sospechas,
te espera.
Ella siente el roce de tus dedos.
Se crispa en el sonido de las telas abriéndose.
Ella sabe.
Tu corazón embravecido dispuso el momento,
despejó los viejos temores,
y ahora,
en el instante en que cabe una plegaria,
girás la llave,
empujás las hojas al vacío,
entreabrís los postigos.

Tal vez te quedés ciego.
Breves destellos anuncian tus pasos.
No dudás,
desplegás un recuerdo de alas,
inspirás
ese aroma te embriaga.

En cada pequeño resquicio de tu piel
está el recuerdo
la seña
la cita que dejaste escrita
aquella tarde en que no tenías edad.

sábado, 7 de febrero de 2009

Exorcismo 1: En esta noche quieta




En sueños visito lugares de viejos lujos
de pies en la arena y ágatas sin pulir
sonidos de océano increíble y bruma
entonces, valga el intento de conjuro,
dejando unas palabras que se deslizaron
en el otoño de hace unos años.

En esta noche quieta de sueños
quiero pradera,
estrellas.
Esa luna danzante en el Pacífico.
Gaviotas brillando en el tímpano del tiempo.

Esta noche gozaría el humo de la risa,
en palabras absurdas
y tortas de medianoche
hilos de caramelo
y tus manos

El arco se cierra,
fugacidad lleva un nombre,
vuela la noche quieta,
mis párpados abren jirones de recuerdo.

Piso humedad de bosque,
rescate de callampas,
lujo de una tormenta,
tus ojos en la eléctrica expresión
de Dioses infinitos

En esta noche quieta,
volaría mi tiempo,
hasta abrazarte.
*escrito en el Otoño de 2007

miércoles, 4 de febrero de 2009

La aurora de las bestias

La aurora de las bestias,
acecho de los ángeles en los párpados de escarcha.

El tiempo simula parálisis
en los helechos dibujados de los sueños.

La bruma insiste en su humedad de almeja,
su larga lengua cree limpiar la timidez de la aurora;
no es posible:
los labios de las horas no dicen sus temores,
la cueva espera la lamida del agua,
cadenciosa de espejos inventados,
ríe nocturnidades a los pájaros negros.

La aurora de las bestias suda,
caen gotas de almíbar salvaje,
instante perfecto:
la gota alcanza la lengua de almeja,
la bruma en su lengua abraza la cueva,
lame los bordes,
baila graznidos de pájaros negros.

La aurora de las bestias los desnuda,
acecha transformando sin tregua la verdad,
ángeles,
pájaros negros,
hijos de dioses huidos,
oscuras plumas revelan el misterio,
dan la hora bebiéndose el eclipse.

El elegido,
descomunal en su vacío,
agota la luz,
la única salida,
el mascarón de proa de los hombres.

domingo, 1 de febrero de 2009

A borbotones

Camino
Viene lejos
Son las horas entre diamantes y monstruos en las sombras
Suenan las viejas guitarras y las utopías
Siento el cuerpecito de mi pequeñez
mi forma hecha mujer en ciernes
Pesadillas donde mi casa no estaba en su sitio y andaba la noche
sin encontrarla,
es la bicicleta y el carnaval
En mis oídos trocadas las melodías por el toque de queda
las frases prohibidas
La desconfianza tejida en los brutales silencios, granizo en las risas,
y tanta muerte.

Camino
Luna lunera cascabelera dónde te quedaste?
Un día pise otra tierra y volví.
Regué con infinitas lágrimas esas praderas de cielo púrpura
Pelícanos sabios acompasando momentos poblados de caballos
en cada tarde.
Bosques, grutas marinas y acantilados.
Oficios antiguos, nuevos en mis manos,

brotaron formas y así crecieron
más que mi cabeza…
Gozé el viento marino y la bruma, los temblores y la tormenta de primavera,
las callampas de los pinos y las mariscadas.
Allí dejé mi sueño de pueblo y un amor

Camino
El asfalto me quemó los párpados.

Detuve las tardes para verme.
Estalló mi vientre,
acuné angelitos,
crecieron de mí
su ofrenda fue el nuevo color de mi libertad.
Mis caderas se soltaron, danzaron, se abrieron en la intensidad de sus vidas.

Camino.
Nuevas despedidas,
cruces sutiles,
reencuentros.
Rondas llenas de apasionadas mujeres, calentitas de dichas y zozobras.
Nuevo oficio sagrado en que mis manos sumaron corazón y silencio.

Camino.
Esta noche
te cuento en mis abrazos.
Suelto
sigue volviendo la confianza.
Espero.
Misterio de acordes que pueblan la casa,
colores saltarines en las paredes,

en risas pintadas,
en la sencillez de los ritos.

Camino,
en las sílabas del alma

nos encontramos,
a renombrar las horas

amorosamente,
a tender la urdimbre del destino.